sábado, 10 de diciembre de 2016

La Carta Rosa por Mat Cauthon





Acá les traigo el ensayo elaborado por  Mat Cauthon sobre lo que se conoce como Carta Rosa, una esquela enviada por Ramsay Bolton al Lord comandante de Castillo Negro, Jon Nieve. El contenido del mismo, escrito más abajo, no dejaría lugar a dudas. Es real. Pero primero debemos situarnos en la corriente cronológica, situarnos en el momento en el que esta carta llega a manos de Jon Nieve.

En esos momentos Jon había decidido marchar a Casa Austera, lugar donde estaban los barcos, seis de ellos, con miembros de la Guardia y parte de los Salvajes. Esos barcos habían sido adquiridos por la Guardia mediante un préstamo que Jon solicito al Banco de Hierro de Braavos. Esta marcha de rescate se halló con la desaprobación tanto de la Reina Selyse como de una parte de Guardia, encarnada en Bowen Marsh, Othell Yarwick como cabecillas.

Al llegar la carta, Jon cambia de planes y decide romper sus votos, marchar al Sur y enfrentarse a Ramsay Bolton. Stannis fue derrotado y muerto y todo su plan descubierto. Y en una reunión y mediante aclamación general, la Guardia decide acompañar a Jon y ayudarlo.

Sabemos algunas cosas interesantes, una de ellas es que Stannis aún vive, en medio de una tormenta de nieve y con fuerzas mermadas, (al respecto pronto se publicara un ensayo sobre la situación de Stannis, cortesía de la traducción de Theon_Greyjoy),  en una situación desesperada. Sabemos que Theon llego a ellos y mediante el capítulo liberado de Vientos de Invierno sabemos que hablo con Stannis. Cronológicamente no existe precisión para saber si eso ocurre mientras Jon aún no decide la marcha al Sur pero no deben ser hechos muy alejados en el tiempo.

Con este en mente, lean que el informe es muy bueno y nos presenta una interesante teoría.

Valonkhar




Tu falso rey ha muerto, bastardo. Lo aplastamos, junto con todo su ejército, tras siete días de batalla. Tengo su espada mágica. Díselo a su puta roja.

Los amigos de tu falso rey han muerto. Sus cabezas adornan las murallas de Invernalia. Ven a verlas, bastardo. Tu falso rey mentía, y tú también. Anunciaste al mundo que habías quemado al Rey-más-allá-del-Muro, pero lo enviasteis a Invernalia a robar a mi mujer.

La recuperaré. Si quieres volver a ver a Mance Rayder, ven a buscarlo. Lo tengo en una jaula, para que lo vea todo el Norte, como prueba de tus mentiras. En la jaula hace frío, pero le he hecho una capa muy abrigada con la piel de las seis putas que se trajo a Invernalia.

Quiero recuperar a mi mujer. Quiero a la reina del falso rey. Quiero a su hija y a su bruja roja. Quiero a su princesa de los salvajes.

Quiero a su principito, el salvaje de teta. Y quiero a mi Hediondo. Envíamelos, bastardo, y no os molestaré ni a ti ni a tus cuervos negros. De lo contrario, te arrancaré ese corazón de bastardo y me lo comeré.

RAMSAY BOLTON

Legítimo señor de Invernalia.



Como sabemos, la saga de Canción de Hielo y Fuego destaca por la cantidad de interpretaciones y especulaciones que se pueden hacer, tanto de los grandes temas como de los pequeños. Por eso hay tantos sitios y debates sobre teorías y ensayos de la saga, y también por eso estamos muchos de nosotros leyendo esto…
En esta oportunidad, os voy a hablar de la Carta Rosa. Recordemos la historia: Jon Nieve, Lord Comandante de la Guardia de la Noche recibe la que se ha conocido como "Carta Rosa", firmada por Ramsay Bolton. Esta carta le hace modificar sus planes respecto a Casa Austera, y decide abandonar sus votos y cabalgar a Invernalia a rescatar a su hermana, y muchos salvajes se ofrecen a acompañarlo. Luego viene el famoso “Por la Guardia!”…, y nosotros a esperar a Vientos de Invierno para saber cómo sigue la historia.

Ahora bien, ¿nos creemos que la carta fue escrita por Ramsay? ¿Y si no la escribió Ramsay, quién lo hizo y por qué?

En este ensayo vengo a proponeros una posible explicación a estas preguntas, que me parece bastante convincente basada en los indicios de los libros. Todas las citas son de Danza de Dragones, excepto donde se indica lo contrario.

La idea original la he visto en Reddit (lamentablemente no recuerdo el usuario que la propuso), y la he ampliado con varias consideraciones y aportes propios.
Espero que os guste. No pretendo convenceros, sólo invitar al debate y pasarnos un buen rato.
Barbrey of House Dustin by DaenatheDefiant

Comencemos por la señora de Fuerte Túmulo Lady Barbrey Dustin, hija de Rodrik Ryswell, de la que nos han contado algunas cosas de su pasado y su relación con los Stark.

No voy a entrar demasiado en detalles respecto a su pasado, pero sabemos que generalmente demuestra desprecio hacia la Casa Stark, y se muestra muy rencorosa hacia ellos, sobre todo con Brandon por haber tomado su virginidad para luego comprometerse con Catelyn Tully, y con Eddard por no haber devuelto los huesos de su marido Lord Willam Dustin, quien muriera en la Torre de la Alegría. También sabemos que su desprecio viene dado porque siempre quiso ser una de ellos y no pudo.
Pero somos lectores curtidos de Canción, sabemos que cuando un personaje demuestra demasiado un sentimiento, suele haber algo escondido...

Hablando de los hechos más recientes, sabemos que no tiene hijos propios. Pero tuvo un sobrino, Domeric Bolton, que fue su paje durante cuatro años, y del que se encariñó bastante.

Domeric era un chico listo y noble, al que apasionaba montar a caballo.

Y era el heredero de Lord Bolton, hasta que falleció. Recordemos que todo el mundo, desde Roose Bolton y Lady Dustin hasta los mismos Bribones del Bastardo, piensan que ha sido envenenado por Ramsay. Y sabemos que Lady Dustin desprecia a Ramsay.

—No creo, y serían unas botas muy caras. Nos costarían Fuerte Túmulo, la casa Dustin y los Ryswell. —Roose Bolton se sentó a la mesa frente a su hijo—. Barbrey Dustin es la hermana pequeña de mi segunda esposa; es hija de Rodrik Ryswell, hermana de Roger, de Rickard y de mi tocayo Roose, y prima de los otros Ryswell. Estaba encariñada con mi difunto hijo y sospecha que tuviste algo que ver en su muerte. Lady Barbrey es rencorosa, así que da gracias: si Fuerte Túmulo es leal a los Bolton, es porque aún culpa a Ned Stark por la muerte de su esposo.
Hediondo III

—Es vuestro único hijo.
  —Por ahora. Tenía otro, Domeric; un muchacho tranquilo pero cabal. Sirvió cuatro años a lady Dustin como paje, y tres en el Valle como escudero de lord Redfort. Tocaba el arpa, leía y cabalgaba como el viento. Lo volvían loco los caballos; ya te lo contará lady Dustin. Ni la hija de lord Rickard lo superaba, y eso que esa muchacha también era mitad caballo. Redfort decía que sería muy bueno en las justas. No se puede justar bien si no se sabe montar bien.
  —Sí, mi señor. Domeric. Ya… Ya había oído hablar de él…
  —Lo mató Ramsay. El maestre Uthro dijo que fue una enfermedad de las tripas, pero yo sé que lo envenenó. En el Valle, Domeric había disfrutado de la compañía de los hijos de Redfort y quería tener un hermano, de modo que cogió el caballo y se fue al río de las Lágrimas en busca de mi bastardo. Yo se lo había prohibido, pero Domeric era adulto y se creía más listo que su padre. Ahora sus huesos reposan bajo Fuerte Terror, junto con los de sus hermanos muertos en la cuna, y solo me queda Ramsay. Dime: si aquel que mata a la sangre de su sangre queda maldito, ¿qué debería hacer un padre si uno de sus hijos mata a otro?

Hediondo III

Analicemos ahora las cosas sobre las que se ha interesado recientemente Lady Dustin, de las que quiero destacar:
-    Las criptas de Invernalia. Luego que sus hombres las hayan buscado sin éxito, convence a Theon para que se las muestre y baja con él, donde le cuenta su historia con los Stark. De la gente que hay en Invernalia, sabemos que además de Lady Dustin y sus hombres y el propio Theon, los otros que conocen las criptas son ambos Walder Frey, el Pequeño y el Mayor, que habían bajado con Rickon. Y Walder el Pequeño, más cercano a Ramsay, fue asesinado, presumiblemente por Walder el Mayor.
-    Walder el Mayor, con quien se encariña Lady Dustin, ya que le recuerda a Domeric. Es un chico listo y noble, al que le gustan mucho los caballos, y Lady Dustin le regaló uno.
-    Los huesos de Ned Stark, para lo que ha estado muy atenta al camino desde Foso Cailin a Fuerte Túmulo.
-    La falsa “Arya” Stark, a la que ha intentado proteger de Ramsay, al menos hasta su matrimonio.
  —Tú conoces bien este castillo.
  —Lo conocía.
—Bajo nosotros se extienden las criptas donde aguardan los viejos reyes Stark en la oscuridad. Mis hombres no han encontrado la entrada. Han registrado todos los sótanos y bodegas, hasta las mazmorras, pero…
  —A las criptas no se llega por las mazmorras, mi señora.
  —¿Puedes mostrarme el camino?
  —Ahí abajo no hay nada más que…
  —¿Starks muertos? Sí. Y da la casualidad de que todos mis Starks favoritos están muertos. ¿Conoces el camino, o no?
  —Sí. —No le gustaban las criptas, no le habían gustado nunca, pero las conocía.
  —Pues muéstramelo. Sargento, coged un farol.
  —Mi señora debería ponerse encima una capa abrigada —recomendó Theon—. Hay que salir al exterior.

El cambiacapas

—Encárgate también de mi caballo, Hediondo —ordenó Walder el Pequeño, descabalgando—. Y del de mi primito.
—De mi caballo me ocupo yo —replicó Walder el Mayor.
Walder el Pequeño se había convertido en el favorito de lord Ramsay
y cada día se le parecía más, pero el Frey más menudo era distinto, y rara vez tomaba parte en los juegos y crueldades de su primo.

Hediondo III


—Catelyn Tully envió al norte los huesos de lord Eddard antes de la Boda Roja, pero tu tío tomó Foso Cailin y cerró el camino. Desde entonces he estado alerta. Si esos huesos emergen alguna vez de los pantanos, no pasarán de Fuerte Túmulo. —Lanzó una última mirada a la estatua de Eddard Stark—. Vámonos; aquí ya hemos terminado.

El cambiacapas

Por último, sabemos que Lady Dustin no confía en los maestres, y escribe y envía sus propias cartas.
Lady Dustin frunció los labios con gesto de asco al ver como el maestre Medrick apoyaba una rodilla en el suelo para susurrar algo al oído de Bolton.
 —Si fuera reina, lo primero que haría sería matar a todas esas ratas grises. Corretean de aquí para allá y viven de las migajas de sus señores, parlotean entre ellos y susurran a los oídos de sus amos. Pero en realidad, ¿quién es el amo y quién el siervo? Todo gran señor tiene maestre; todo señor menor aspira a tenerlo. Quien no tiene maestre no es nadie. Las ratas grises leen y escriben nuestras cartas, incluso las de los señores que no saben leer, y ¿quién puede aseguramos que no tergiversan las palabras para perseguir sus fines? ¿Para qué sirven los maestres?

El príncipe de Invernalia


Mance Rayder interpretado por Ciarán Hinds.

 
Pasemos ahora a hablar de Mance Rayder. Sabemos que está en Invernalia con seis mujeres de la lanza, con el propósito de rescatar a “Arya” de Ramsay. Para esto, se hace pasar por el bardo Bael, en referencia a un personaje de leyenda, un bardo del pueblo libre que se infiltró en Invernalia hace muchos años, secuestró y dejó embarazada a una doncella Stark, y se escondió en las criptas.
Y si bien Mance Rayder no parece haber hecho mucho más en Invernalia que tocar y cantar las canciones que le piden los señores, sus seis acompañantes han estado muy activas, y se han interesado en:
-    Theon, y su conocimiento del castillo. En particular la forma de entrar y salir sin ser vistos.
-    Las criptas de Invernalia, una vez más.
-    Los Ryswell, o al menos Rickard Ryswell, primo del padre de Lady Dustin
Theon se adentró más en las edificaciones más dañadas del castillo. Al sortear el camino, entre las piedras derrumbadas de lo que había sido la torre del maestre Luwin, los cuervos lo contemplaron desde un boquete del muro, al tiempo que murmuraban entre sí. De cuando en cuando, alguno lanzaba un graznido ronco. Se detuvo ante la puerta del dormitorio que fuera suyo, donde la nieve que entraba por la ventana destrozada le llegaba por los tobillos; visitó las ruinas de la forja de Mikken y del septo de lady Catelyn. Al pasar bajo la Torre Quemada se cruzó con Rickard Ryswell, que iba con la nariz pegada al cuello de otra de las lavanderas de Abel, la regordeta de las mejillas como manzanas y la nariz diminuta. La mujer iba descalza por la nieve y se arrebujaba en una capa de piel. Probablemente no llevara ropa debajo. Al verlo, dijo a Ryswell algo que le hizo soltar una carcajada.

El cambiacapas

— Quiero ir a esas criptas. ¿Dónde están, mi señor? ¿Me las enseñaréis? —Acebo jugueteó con un mechón de pelo, enredándoselo en el meñique—. Dicen que son muy profundas y oscuras. Buen lugar para tocarse, con todos esos reyes muertos mirando.

El fantasma de Invernalia

—¿No soy del gusto de mi señor? Si lo preferís, le digo a Mirto que venga. O a Acebo, si es lo que queréis. Todos los hombres adoran a Acebo. Tampoco son mis hermanas, pero son encantadoras. —La mujer se le acercó más; le olía el aliento a vino—. Si no me queréis sonreír, al menos contadme cómo capturasteis Invernalia. Abel lo narrará en una canción y viviréis para siempre.
  —Como un traidor. Como Theon Cambiacapas.
  —¿Por qué no como Theon el Astuto? Por lo que nos han dicho, fue una hazaña. ¿Cuántos hombres teníais? ¿Cien? ¿Cincuenta?
  «Menos».
  —Fue una locura.
  —Una locura gloriosa. Dicen que Stannis tiene cinco mil, pero según Abel, ni con cincuenta mil bastaría para derribar estos muros. ¿Cómo os las arreglasteis para entrar, mi señor? ¿Conocíais algún pasadizo secreto?

El cambiacapas

Como dice el saber popular: “El Diablo está en los detalles”. Aquí voy a ofreceros una serie de detalles e indicios que me parecen muy interesantes a la hora de analizar esta teoría.
Primero, la Carta Rosa indica que las cabezas de los amigos de Stannis adornan las murallas de Invernalia, y pide a Jon que vaya a verlas. Y… ¿qué sabemos que hay en las murallas de Invernalia? Muñecos de nieve con la forma de Lord Manderly, Lady Dustin, Lord Stout, y Mataputas Umber. Están en la pared más alta, visibles desde fuera. Y han sido construidos por los escuderos de las casas Ryswell y Dustin.
«En el bosque de los Lobos será aún más espesa… y en el camino Real, donde sopla el viento, no habrá manera de huir de ella». En el patio se estaba librando una batalla: los Ryswell atacaban a los niños de Fuerte Túmulo con bolas de nieve. Al alzar la vista divisó a unos escuderos que construían muñecos de nieve a lo largo de las almenas: los armaban con lanza y escudo, les ponían un yelmo de hierro y los colocaban ante la muralla interior como si fueran centinelas.
[…]
Cuando Theon Greyjoy volvió al patio había más muñecos de nieve. Los escuderos habían creado una docena de señores de nieve para que dieran órdenes a los centinelas de los muros. Uno era obviamente lord Manderly, y Theon no había visto jamás un muñeco de nieve tan gordo. El manco solo podía ser Harwood Stout, y la señora, Barbrey Dustin. El que estaba más cerca de la puerta, con una barba de carámbanos, debía de ser el viejo Umber Mataputas.

El cambiacapas

En segundo lugar, la Carta Rosa indica que Mance Rayder ahora utiliza una “capa muy abrigada”. Es exactamente la misma expresión que Theon dice a Lady Dustin que necesitará para bajar a las criptas. 

  —Mi señora debería ponerse encima una capa abrigada —recomendó Theon—. Hay que salir al exterior.

El cambiacapas

Tercero, sabemos que en el camino al norte de Foso Cailin, había un lacre rosa de Ramsay intacto. Si, justamente el camino que Lady Dustin vigilaba tan atentamente, y en la boca de uno de los prisioneros que trataron los Ryswell.

Cuando apareció entre ellos el campamento de lord Ramsay, una llovizna había empezado a rezumar del cielo de color grafito. El centinela los vio pasar en silencio. En el aire flotaba el humo de las hogueras para cocinar. Una columna de jinetes cabalgó hasta ellos, encabezada por un señor menor que ostentaba una cabeza de caballo en el escudo.
«Un hijo de lord Ryswell. ¿Roger o Richard?». Nunca era capaz de distinguirlos.
[…]
A la mañana siguiente, lord Ramsay envió tres jinetes cenagal abajo para llevar a su señor padre la noticia de que el camino estaba despejado. El hombre desollado de la casa Bolton ondeaba en la Torre de la Puerta, donde Hediondo había arriado el kraken dorado del Pyke. A lo largo del camino de tablones habían clavado estacas de madera en el terreno pantanoso, y en ellas se pudrían los cadáveres rojos, goteantes.
«Sesenta y tres —supo al instante—. Son sesenta y tres». A uno le faltaba un brazo. Otro tenía un pergamino entre los dientes, con el lacre aún íntegro.

Hediondo II

Por último, veamos algunos términos que utiliza Mance Rayder con Jon: bruja roja, bastardo, falso rey, arrancar el corazón, cuervos negros, … Cualquier parecido con las expresiones de la Carta Rosa es pura coincidencia… ¿o no?
—Alteza, no se puede confiar en él. —Jon estaba horrorizado—. Si lo retengo aquí, alguien le cortará el cuello. Si lo envío de explorador, volverá con los salvajes.
  —No. No pienso volver con esa pandilla de idiotas. —Casaca de Matraca se dio unos golpecitos en el rubí que llevaba en la muñeca—. Pregúntale a tu bruja roja, bastardo.

Jon IV

—Nuestro falso rey tiene mal carácter, pero no os traicionará —dijo a Jon Nieve—. Tenemos a su hijo, como bien sabéis, y además os debe la vida.

Melisandre I

—Lo recuerdo. —¿Y visteis dónde me sentaba yo, Mance? —Se inclinó hacia adelante—. ¿Visteis dónde pusieron al bastardo?

Tormenta de Espadas – Jon I

—Puede que todavía tenga el corazón negro. —Styr tenía el ceño fruncido.
— Entonces se lo arrancas.

Tormenta de Espadas – Jon II


Resumiendo, en base a los textos de los libros que vimos más arriba, postulo que Lady Dustin y los Ryswell están colaborando con Mance Rayder para sacar a Arya a Invernalia, y son los que han escrito la Carta Rosa, con muchos indicios para Jon y Theon respecto a la situación dentro del castillo.
Pero nos queda una pregunta, quizás la más importante: ¿Por qué? ¿Qué buscan? Aquí entramos en un terreno más especulativo, y también es posible que no tengan el mismo objetivo, o unos estén engañando y utilizando a otros. Se me ocurren dos posibilidades:

-    Por un lado, puede que sean anti-Bolton y pro-Stark, y realmente quieren salvar a “Arya”, quitar a los Bolton y apoyar a Stannis. Esto puede ser parte de la Gran Conspiración Norteña, pero eso es tema para otro ensayo.
-    Por otro lado, puede que sea realmente una trampa para Jon, para quitarse al último hijo de Ned que se supone con vida (sin contar a Sansa, Lady Lannister, por supuesto). 

  —Cabalgaste hacia el sur con Robb Stark; luchaste a su lado en el bosque Susurrante y en Aguasdulces; volviste a las Islas del Hierro como enviado suyo para sellar un tratado con tu padre. Fuerte Túmulo también aportó hombres para la guerra del Joven Lobo. Le di tan pocos como pude, pero algunos tenía que darle para no incurrir en la ira de Invernalia. Así que yo también tenía ojos en aquel ejército, y me mantuvieron informada. Sé quién eres. Sé qué eres. Ahora responde a mi pregunta: ¿Por qué adoras a los Stark?
  —Porque… —Theon apoyó una mano enguantada en la columna más cercana—. Porque quería ser uno de ellos…
  —Y nunca lo lograste. Tenemos en común más de lo que crees. Venga, vamos.

El cambiacapas

Personalmente, y por dar un cierre a este ensayo, creo que la clave está en Lady Dustin, que tiene ambiciones propias, y utiliza al resto para conseguir sus propias metas. También sospecho bastante del desprecio que muestra hacia Lord Manderly, y creo que están trabajando juntos, pero podría estar intentando eliminar al resto de casas norteñas leales a Stark. De todas maneras, como dije antes, en esta parte entra más la especulación, y cada uno de vosotros tendrá su propia teoría. Por ofrecer una posible explicación, creo que Lady Dustin quiere:
-    Eliminar a los Bolton, con el apoyo de Stannis y los norteños leales a la Casa Stark
-    Posiblemente eliminar a Jon, que fácilmente podría reconocer que Arya es falsa
-    Promover a Arya como cabeza de la Casa Stark, y asegurar el vasallaje de las demás casas del norte
-    Ubicarse como consejera de confianza de Arya, y gobernar el Norte en su lugar, rechazando propuestas de matrimonio u organizándolo con algún pretendiente de su conveniencia, tal vez Walder el Mayor.
—Vos —señaló Theon—. Quedáis vos. La señora de Fuerte Túmulo, Dustin por matrimonio y Ryswell por nacimiento.
Aquello pareció agradar a la dama, que bebió un traguito de vino, con los ojos chispeantes.
—La viuda de Fuerte Túmulo… y sí, podría suponer una molestia si así lo quisiera. Roose lo sabe, por supuesto, de modo que se esfuerza por tenerme de buen humor.

El príncipe de Invernalia

Eso es todo. Espero que os haya gustado, y me gustaría leer vuestros comentarios. No olvidemos que:

El norte recuerda, Frey.



No hay comentarios.:

Publicar un comentario