miércoles, 5 de julio de 2017

Eldritch Apocalypse

Apuntes sobre la teoría del Siniestro Apocalipsis

Existe una teoría que ha dado vueltas mucho tiempo, denominada el Siniestro Apocalipsis (The Eldritch Apocalypse de @PoorQuentyn), al inicio considerada un delirio por muchos. La historia cambió con la lectura de un capítulo adelanto de Vientos de Invierno por GRRM en una convención. El Abandonado demostró que esta teoría no era tan descabellada como se creía. En esta sección les traemos la traducción de lo que dijo Poor Quentyn en su cuenta de tumblr, ante la pregunta de un usuario, luego de la publicación del capítulo de Aeron.



Eldritch Apocalypse, Poor Quentyn.



PREGUNTA:

Hola, te he visto mencionar un Siniestro apocalipsis unas cuantas veces y me pregunto, ¿qué es exactamente eso? ¿Y cómo está conectado Euron con eso?

RESPUESTA:

(Spoilers de Vientos de Invierno)

Ahora que "El Abandonado" (también conocido como Aeron I Vientos de Invierno, que GRRM acaba de leer en Balticon) ha lanzado oficialmente a mi querido Siniestro apocalipsis de una manera más allá de mis sueños más salvajes, parece apropiado hacer un resumen.


El siniestro apocalipsis (o como Moqorro lo llama, el "mar de sangre") es el fin del mundo, construido con la subida al poder de Euron Greyjoy por un exceso de magia que hace poner la piel de gallina, culminando en él soplando el Cuerno de Joramun, derribando el Muro, y dejando que los Otros avancen. La idea básica es que las Armas de Chejóv de arrogancia-magia que GRRM monta en Antigua en Festín de Cuervos son esencialmente materias primas para lo que Euron mas quiere, su nueva Valyria... pero no el Imperio en su apogeo. Más bien, Euron está trayendo a Poniente la Valyria que conoce, la Valyria de la Maldición.
¿Qué Armas de Chejóv de arrogancia-magia, se podrán preguntar? Cuando juntas a los Hightower jugando con la magia antigua, el laberinto de los Profundos en la base de su torre, las velas de vidrio, La Muerte de los Dragones y los Hombres sin Rostro que lo buscan, cuando entonces lanzas la invasión de Euron a la ciudad (la cual vemos al comienzo de Sam V, Festín de Cuervos) y el Cuerno de Joramun (que Sam en ese mismo capítulo trae convenientemente a la órbita de Euron), entonces tienen una receta inconfundible para... bueno, quítaselo, Sephiroth.
Atadragones y el Cuerno de Invierno: Euron utilizará el primer cuerno (vía Victarion) para secuestrar Fuego, y el otro (directamente, en el clímax de Vientos de Invierno) para secuestrar Hielo. “Yo digo que tomemos todo!” Ojo del Cuervo surgirá sobre los libros finales como jinete de dragón y Rey de la Noche, y lo más aterrador es que no ve ninguna contradicción en absoluto. Esa es su naturaleza: el supervillano posmoderno, conquistador de todas las ideologías y fuentes de poder. Tanto es así que pienso que GRRM va a hacer que el Dios Ahogado se levante (habiendo sentado las bases con Caramanchada, Bastión de Tormentas, los tritones, y sobre todo las piedras negras aceitosas de EMDHyF) para que Euron pueda demostrar sus ambiciones metafísicas y desprecio por su pueblo al matar a su dios... y reemplazarlo. O como Euron dijo: "Yo soy el Dios Ahogado".
Ahora, he estado especulando acerca de esto mucho antes de que GRRM leyera "El Abandonado". Es por eso que estoy tan aturdido que partes de ese capítulo suenan como si las escribiera yo mismo con el siniestro apocalipsis en mente.


Entonces Euron capturó a Aeron después de la asamblea de sucesión, y desde entonces lo ha mantenido encadenado en varias mazmorras, así como en el Silencio. Ojo de Cuervo obliga a Pelomojado a beber color del ocaso, y ay cómo tembló mi corazón con lo que él vio:

“Urri!” exclamó-. No hay bisagra aquí, ni puerta, ni Urri. Su hermano Urrigón había muerto hacía tiempo, pero allí estaba. Un brazo estaba negro e hinchado, apestando con gusanos, pero seguía siendo Urri, todavía un niño, no más viejo que el día que murió.
“¿Sabes qué espera debajo del mar, hermano?”
“El Dios Ahogado” dijo Aeron, “las estancias acuosas.”
Urri sacudió la cabeza. “Gusanos... los gusanos te esperan, Aeron.”
Cuando él se rió su cara se desprendió y el sacerdote vio que no era Urri sino Euron, el ojo sonriente oculto. Ahora le mostraba al mundo su ojo de sangre, oscuro y terrible. Vestido de pies a cabeza con escamas tan oscuras como ónice, se sentó sobre un montículo de cráneos ennegrecidos mientras unos enanos le rodeaban los pies y un bosque ardía detrás de él.
“La estrella sangrante anunció el final” le dijo a Aeron. "Estos son los últimos días, cuando el mundo será quebrado y rehecho. Un nuevo dios nacerá de las tumbas y de las fosas.”
Entonces Euron levantó un gran cuerno a sus labios y sopló, y dragones y krakens y esfinges vinieron a su orden y se inclinaron ante él. "Arrodíllate, hermano", ordenó Ojo de Cuervo. "Yo soy tu rey, yo soy tu dios. Adorame, y yo te levantaré para ser mi sacerdote.”
"Nunca. ¡Ningún hombre impío puede sentarse en el Trono de Piedramar!"
“¿Por qué querría esa dura roca negra? Hermano, mira otra vez y ve dónde estoy sentado.”
Aeron Pelomojado miró. El montón de cráneos había desaparecido. Ahora había metal debajo de Ojo de Cuervo: un trono grande, alto y retorcido de hierro afilado, púas y cuchillas y espadas rotas, todo goteaba sangre.
Los cuerpos de los dioses estaban empalados sobre las picas más largas. La Doncella estaba allí y el Padre y la Madre, el Guerrero, la Vieja y el Herrero... incluso el Desconocido. Colgaban uno al lado del otro con toda clase de extraños dioses extranjeros: el Gran Pastor y la Cabra Negra, Trios de tres cabezas y el Niño Pálido Bakkalon, el Señor de la Luz y el dios mariposa de Naath.
Y allí, hinchado y verde, medio devorado por los cangrejos, el Dios Ahogado se apiñaba con el resto, el agua de mar todavía goteaba de su cabello.
Los sueños fueron aún peores la segunda vez. Vio las naves de los Hijos del Hierro a la deriva y ardiendo en un mar rojo de sangre hirviente. Volvió a ver a su hermano en el Trono de Hierro, pero Euron ya no era humano. Parecía más un calamar que un hombre, un monstruo engendrado por un kraken de las profundidades, su rostro una masa de tentáculos retorciéndose. Junto a él había una sombra en forma de mujer, larga, alta y terrible, sus manos vivas con fuego blanco pálido. Los enanos se apiñaban para divertirse, hombres y mujeres, desnudos y deformes, encerrados en un abrazo carnal, mordiéndose y desgarrándose mientras Euron y su compañera reían y reían y reían...

Y así es como se ve el siniestro apocalipsis.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario