jueves, 17 de agosto de 2017

Sam 7x05

John Bradley habla sobre las perspectivas de Samwell Tarly

En una entrevista publicada en el portal de HBO Making Game of Thrones, el actor John Bradley discutió las peripecias de Samwell Tarly en la Ciudadela, pasando por Maestres que lo decepcionaron, procedimientos quirúrgicos y la gota que colmó el vaso y lo hizo desertar de la Ciudadela.

HBO: El papel de Sam en la Ciudadela realmente tiene un enorme impacto en la historia este año. ¿Cuál fue tu primera reacción ante la lectura de los guiones para esta temporada?

John Bradley: Estaba muy emocionado. Me gustó que en esta temporada él está haciendo cosas proactivamente que harán la diferencia. Es realmente la primera vez que Sam tiene un papel en el corazón mismo de todo: él sólo quiere luchar de la única manera que sabe hacerlo, y utilizar sus propias habilidades en un ambiente donde él puede poner algo sobre la mesa. Él quiere que Jon sepa que enviarlo allí era lo correcto, y el va a recompensarlo con los resultados.

HBO: ¿La Ciudadela ha sido diferente a lo que Sam esperaba?

John Bradley: Sam creía que la Ciudadela era donde él pertenecía y encontraría espíritus afines; Y por primera vez en su vida, sería aceptado y valorado. Luego llega allí, y se siente tan ajeno como en cualquier otro lugar. Se cruzó con un grupo de personas que están muy interesadas en tener una vida cómoda y se preocupan por asuntos académicos triviales. Sam sabe sobre el poder del conocimiento, y la diferencia que esta puede hacer. Él creía que los maestres compartirían esos valores, pero no lo hacen. Son pasivos. Y Sam no quiere ser así. Su pasión e interés en la academia lo está utilizando como una fuerza para el bien. Todo lo que pudo sacar de la Ciudadela se ha convertido en una decepción aplastante: empieza a sentir que no encaja en ninguna parte.

HBO: ¿Qué tipo de reacción piensas que Sam tendrá ante la noticia de la muerte de Randyll y Dickon?

John Bradley: Ahora es técnicamente la cabeza de la Casa Tarly, ya sea que lo sepa o no, pero no sé si el esta afín con eso. Ese era un Sam anterior que ya no existe. Se ha liberado de eso. Tan pronto como tomó esa espada de acero de Valyrio y salió de Colina Cuerno, nada de eso importaba más. Ahora es su propio hombre.

HBO: ¿Qué ha sido lo más interesante de tener a Sam en la Ciudadela?

John Bradley: Es bueno ver a Sam, por primera vez, en compañía académica. Es agradable ver cómo él se maneja intelectualmente. Siempre fue la persona más inteligente en el Castillo Negro, y en su casa en Colina Cuerno. Se siente frustrado al saber que probablemente también es la persona más inteligente de la Ciudadela. Ese es el problema. Es demasiado avanzado, y sus ideas son demasiado peligrosas; es demasiado polémico. Los maestres no están acostumbrados a lidiar con estas cosas, y Sam lo está. Él quiere cumplir mucho más un propósito que cualquiera en la Ciudadela, y de nuevo es marcado como diferente.

HBO: Hablando de ideas progresistas, Sam toma un riesgo muy grande al realizar la cirugía de Jorah. ¿Por qué?

John Bradley: Esa escena era realmente hermosa porque mostró el sentido del deber de Sam. Tan pronto como descubrió que Jorah era el único hijo del Comandante Mormont, sabía que eso era lo que tenía que hacer, sin importar las consecuencias. El Comandante Mormont le había ayudado mucho; tenían este afecto entre los dos. Por eso sentía esa conexión con Jorah. Sam abandonó la escena de la muerte del Lord Comandante, y él cargó con mucha culpa por eso. Ahora tiene la oportunidad de dormir a algunos de esos demonios y mostrar lo honorable que es.

HBO: ¿Podrías describir el proceso de filmación de esa secuencia?

John Bradley: Fue un duro día de rodaje, pero no importa lo difícil que fue para mí, fue mucho peor para el pobre Iain Glen [que interpreta a Jorah]. Para que le aplicaran la prótesis, tenía que levantarse a las 2 de la mañana, llegar al estudio a las 3 y luego sentarse en una silla y para que se lo aplicaran durante cuatro o cinco horas. Luego, yo llegaba al set alrededor de las 8 en punto listo para hacer un día de trabajo. Así que en ese ambiente, tienes que ser tan respetuoso como puedas y tratar de mantener la energía entre las tomas, porque Iain tiene que retratar a un hombre que sufre tal agonía, que es una emoción tan agotadora para retratar. Fue un proceso de colaboración, no sólo entre Iain y yo, sino también entre el sorprendente departamento de prótesis, que diseñó este increíble dispositivo de tubos y parches de látex y todo ese material muy específico y técnico del cual como actores no sabemos nada. Ver a las otras personas involucradas, los artesanos haciendo su juego, fue realmente fascinante. Realmente me sentí dentro de un esfuerzo de equipo. Todas las tomas se hicieron individualmente para lograr lo más específico posible. La toma donde Sam primero corta el minúsculo agujero en la psoriagrís se hizo en una toma de tres segundos, básicamente con el director contando "Tres, dos, uno". Y en "uno", abriría la prótesis y el técnico prostético activaría esta bomba que dispararía pus cremoso fuera del agujero que acababa de crear, todo sobre Iain. Había algo realmente agradable y mecánico acerca de todos estos departamentos trabajando juntos para "ir a la cuenta de uno" para hacer este pequeño momento. Pero sabíamos que si lo hacíamos bien sería muy visceral, emocional y memorable.


HBO: Ebrose tanto elogia como castiga a Sam por esta acción - ¿cuál es la opinión de Sam sobre el Archmaestre?

John Bradley: El Archimaestre Ebrose debería ser el tipo de figura paterna que Sam ha estado buscando toda su vida, y eso es lo que esperarías que sea: la presencia masculina que lo anima a usar sus habilidades y a aplicar sus conocimientos. Pero no lo es. Incluso cuando Ebrose se lo concede - y se puede ver que el rostro de Sam se ilumina ya que finalmente encontró a alguien que cree en el -  luego procede a despedir a Sam de una manera indirecta. Eso es frustrante. Antes de la Ciudadela, Sam estaba constantemente tratando con gente poco educada; ahora está hablando con gente educada como Ebrose y le están diciendo que tiene validez en algunos de sus puntos, pero creen que no vale la pena pensar en la mayoría del argumento de Sam.

HBO: ¿Qué le sucede a Sam cuando los maestres deciden no actuar en base a la carta de Wolkan?

John Bradley: Sam piensa: "Aprecio que no tengan que escucharme, pero esta nota viene de otro maestre que ellos conocen. Deberían darle cierta credibilidad." Pero no quieren oír hablar de ello. Casi puedes verlos pensando: "Vamos a ver si podemos encontrar una manera de ignorar esto y salir del embrollo."

HBO: ¿Por qué esa es la gota que colma el vaso para Sam?

John Bradley: No le están permitiendo pelear la batalla en la Ciudadela. No le permiten justificar la decisión de Jon. Él sabe que tiene que salir de allí y volver al lado de Jon; Él es el único que va a izar la bandera del conocimiento en esta guerra. Ese es realmente el punto de ruptura, cuando Sam se da cuenta de que está hablando con una pared de ladrillo. No importa lo que sugieran, estas personas no están en la empresa de salvar al mundo, y él sí.


No hay comentarios.:

Publicar un comentario